Noticias

Maria Jesus Arrozpide: “Ayudar a los demás es una satisfacción muy grande”

“Ayudar a los demás es una satisfacción muy grande para uno mismo” nos cuenta Maria Jesus Arrozpide, una de las voluntarias de Caritas. Lleva desarrollando esta labor voluntaria durante 35 años, en los cuales ha visto situaciones de todo tipo y ha conocido realidades muy duras y complicadas, lo cual le ha hecho cambiar: “ahora soy más humana y trato de ayudar a la gente en todo lo que puedo. Antes vivía mi vida sin darme cuenta lo mal que lo pasan ciertas familias”.

Su compañera Loli Bernardo todavía lleva más años ligada a Caritas y precisamente fue ella quien animó a Arrozpide para que la ayudará: “Yo empecé con don Jose Ignacio, pero la situación era muy diferente. En aquellos tiempos había menos gente, comprábamos alimento e íbamos a los caseríos y a las casas, y estábamos con las personas necesitadas, era otra acogida diferente. Cuando Jose Ignacio se fue a una residencia y me quedé sola le pedí a Maria Jesus que me echara una mano”. Preguntada sobre que es Caritas para ella, contesta lo siguiente: “para mi es un modo de vida, me siento a gusto con lo que hago, y lo hago con ilusión”. El párroco de Urnieta Xabier Murua por su parte, explica que en todas las parroquias siempre hay una actividad dedicada a las personas que se encuentran en necesidad: “eso nos viene muy bien a nosotros porque uno de nuestros valores principales es caminar en la vida sin olvidarnos de los que se encuentran en dificultad”.

Ha disminuido el número de familias

Entre las labores que realizan desde Caritas se encuentran la entrega de alimentos y de ropa a las personas necesitadas. En el caso de Urnieta, la cita suele ser el segundo martes de cada mes en el nuevo local que han inaugurado recientemente, y que se ubica en la calle Pintore número 11. El banco de alimentos se encuentra en Oiartzun, desde donde traen los alimentos (aceite, leche, arroz, algo de carne…) en furgoneta. Ahora mismo son 19 familias las que acuden al banco de alimentos, pero cuentan que han llegado a ser 30: “durante la crisis aumentó el número de familias, pero poco a poco han ido encontrando trabajo y ha ido mejorando su situación, lo cual es muy positivo”.

La ropa por su parte, la suelen ir guardando según la gente la va donando. En ese sentido, Bernardo destaca que Urnieta es un municipio muy solidario: “la gente aquí es muy generosa, nos donan mucha ropa. Además, como llevamos muchos años la gente nos conoce, saben que somos de Caritas y suelen acudir a donde nosotras”. En este punto afirma que es fundamental la actitud y la predisposición de las personas voluntarias: “le tenemos que dar facilidades a la gente. A mi me ha venido la gente a casa a darme ropa, y también me han pedido que vaya a recogerla, y trato de darles facilidades y de quedar en las horas que les convengan”.

Los servicios sociales fundamentales

Además de esas y otras ayudas, Murua detalla que Caritas tiene programas específicos como pueden ser las dedicadas a personas con drogodependencia o mujeres que han sufrido maltrato, pero de todas formas, destaca que generalmente, es la administración pública la que soluciona los problemas de la gente necesitada: “los servicios sociales tienen bastantes recursos y son ellos los que dan respuesta en la mayoría de los casos, pero en algunos, cuando por ley no pueden dar ciertas ayudas somos nosotros los que ayudamos subsidiariamente desde Caritas. Suelen ser casos muy puntuales. Se puede decir que Caritas estaría para resolver lo que los servicios sociales no pueden solucionar”.  Para ello detalla que Caritas dispone de ciertos fondos: “en nuestra zona (Urnieta, Hernani, Astigarraga) al año suelen ser unos 200.000 euros que fundamentalmente provienen de fondos privados”. En ese sentido, remarca que hay que hacer una valoración positiva de la labor que desempeña la administración: “sin todo ese trabajo y toda esa ayuda los cuadros de miseria aflorarían, y por tanto, hay que ponerlo en valor”.

La importancia de escuchar

Aparte de las ayudas que ofrecen, destacan la importancia que tiene escuchar a las personas que van a solicitar ayuda: “nos intentamos poner siempre en su lugar. Aprendes a decir, ¿si me pasaría a mí como me gustaría que me trataran? Pues ese es el ejercicio que hacemos, y muchas veces, te das cuenta que salen con otra cara” detalla Arrozpide.

Para que Caritas siga funcionando es imprescindible el trabajo que desempeñan las personas voluntarias: “ahora mismo en Urnieta estamos 6 personas y nos coordinamos muy bien entre nosotros” cuentan Arrozpide y Bernardo. “El día del reparto solemos estar algunos a la mañana y otros a la tarde. Con la ropa también nos organizamos y por lo demás funcionamos a demanda”. Murua ensalza todo el trabajo que realizan, pero al mismo tiempo hace la siguiente reflexión: “cada vez somos menos solidarios y las estructuras de voluntariado se están debilitando, parece que el tejido social cada vez se implica menos en estas labores. Como han dicho Loli y Maria Jesus la del voluntariado es una acción que te enriquece como persona, y por tanto, espero que la ciudadanía tome conciencia y se implique un poco más”.

 

 

 

 

 

 

Comparte esta noticia: Facebook Twitter Google Plus Email

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.
Política Cookies