Noticias

José Ramón Jauregi: “me piden hachas desde todos los lugares del mundo”

José Ramón Jauregi es la única persona que fabrica hachas en Euskal Herria dando continuidad a la profesión de su familia. Hace unos 94 años sus abuelos llegaron a Urnieta desde Amezketa. En esa época, además de hachas, su abuelo fabricaba cadenas y ruedas junto al supermercado Eroski. Además, José Ramón recuerda que “también se dedicaba a herrar bueyes”. Posteriormente, el pueblo fue creciendo y “nos trasladamos al edificio actual (polígono Erratzu 1) a propuesta del Ayuntamiento”.

En el nuevo edificio, el abuelo de José Ramón continuó realizando el mismo trabajo hasta que su padre cogió su testigo. Hace unos 50 años decidió dedicarse exclusivamente a la fabricación de hachas.

Has dado continuidad a la profesión y a la empresa de tu abuelo y de tu padre.

Yo empecé a los 10 años ayudando a mi padre y aprendiendo el oficio. Sin embargo, estudié en Salesianos. Cuando tenía 20 años, tras el servicio militar, llegó el punto de inflexión. Trabajaba en otro lugar, pero decidí dejar el trabajo y empezar a trabajar con mi padre. No me arrepiento de haber tomado este camino.

¿A qué te dedicabas inicialmente?

Además de trabajar en la empresa, empecé a salir al exterior con la intención de captar nuevos clientes, principalmente hacia Santander. Y es que hasta entonces veníamos vendiendo la mayoría de hachas a clientes habituales y en las ferias de Hernani y Ordizia.

¿Desde que comenzaste a fabricar hachas hasta la actualidad ha habido un gran desarrollo?

La forma de trabajar ha cambiado muchísimo. Ahora son mucho más fáciles de hacer, aunque sigue siendo duro. Al principio se fabricaban 4 hachas en una hora,  posteriormente 8, más adelante 12 y en la actualidad unas 40.

¿Qué técnica utilizas para la fabricación de hachas?

Las fundo. Se puede decir que las fabrico como hace 2.000 años, como los romanos. Eso sí, hay una diferencia importante; antes se hacían con cobre y ahora, en cambio, con hierro. En aquella época no sabían fundir hierro, porque ello requería de temperaturas muy elevadas.

¿Se ha cambiado también la forma de vender hachas?

Yo tengo los mismos clientes de hace 40-50 años: de Navarra, Araba, Bizkaia, Gipuzkoa e Iparralde. Luego tenemos clientes de Santander y de Burgos. Tengo muy pocos clientes nuevos, porque fabrico hachas que he vendido con anterioridad. Sin embargo, con Internet se me ha abierto un nuevo mundo en dos o tres años.

¿De dónde recibe las solicitudes?

Desde todos los lugares del mundo: desde Sudamérica, Estados Unidos y distintos lugares de Europa, entre otros.

¿Cómo conocen el taller en esos rincones del mundo?

Hay varios blogs sobre hachas en los que se publican noticias y buenos comentarios sobre nosotros. Para la gente, además, es una sorpresa porque, hasta que prueban mis hachas, la mayoría sólo conoce marcas suecas y americanas, y, de repente, descubren que también se fabrican en un rincón de Euskal Herria. Yo además las vendo con la marca Urnieta.

Por lo tanto, se da a conocer el nombre de Urnieta a través de las hachas.

Al poner Urnieta en Internet, la gente cree que se trata de una marca o una empresa, y luego se dan cuenta de que es un pueblo. Gracias a las hachas, descubren Euskal Herria y Urnieta. Mucha gente de Sudamérica me llama para decirme que son de origen euskaldun.

¿Existen otras empresas que fabrican hachas en Euskal Herria?

Somos el único lugar en el que se fabrican hachas en Euskal Herria. Cuando yo empecé conocí otras 4 empresas, pero el resto ha desaparecido y probablemente yo sea el último, porque no veo a nadie para darle continuidad a este oficio. No obstante, me gusta mucho y voy a seguir mientras pueda físicamente.

¿Qué tienen de característico tus hachas?

Que se trata de un hacha vasca. Las hachas se fabrican en todo el mundo, pero este modelo sólo se hace aquí. Esta hacha se mete muy bien, lo que es fundamental, porque cuanto más se introduce, mayor es la diferencia y por tanto hay que dar menos golpes. Luego, es importante sacar el hacha, y gracias a su forma sale muy fácilmente.

Además de hachas que se utilizan para diferentes trabajos, también fabricas hachas de competición, y precisamente Aitzol Atutxa acaba de ganar con un hacha tuya el Campeonato de Euskal Herria.

Hasta hace 40 años todos los aizkolaris utilizaban en los campeonatos nuestras hachas o algunas hachas fabricadas en Leitza, hasta que los australianos trajeron mejores hachas. Hace dos años me puse el reto de fabricar buenas hachas de competición y creo que lo he conseguido. En ello me ha ayudado otro urnietarra, Juan Mari Yurramendi. Ha desarrollado las formas y los ángulos mediante un programa, y así hemos conseguido que todas las hachas sean iguales y buenas.

¿Proporciona satisfacción ver que el trabajo realizado ha dado frutos no?

Sí, proporciona una gran alegría. Para dar ese salto he realizado grandes trabajos de investigación y muchas pruebas, pero al final lo he conseguido. Espero que poco a poco, cada vez más aizkolaris se animen a utilizar nuestras hachas.

 

Comparte esta noticia: Facebook Twitter Google Plus Email

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación y realizar labores analíticas. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies.
Política Cookies